Guadalix de la Sierra prohíbe las acampadas y las asambleas

Share
La noticia es terrible…  Os podéis descargar aquí la ORDENANZA  y a continuación la noticia publicada en El País.
Guadalix de la Sierra prohíbe las
acampadas y las asambleas

La nueva Ordenanza de Convivencia Ciudadana obliga a pedir
autorización previa para dibujar en el suelo, cantar, bailar, tocar
instrumentos, sacudir el mantel desde el balcón o regar los tiestos

EL PAÍS – Madrid – 30/08/2011

El municipio madrileño de Guadalix de la Sierra, de 2.500 habitantes y gobernado por
el PP, se ha convertido en el primero del que se tenga noticia en España en cambiar sus
ordenanzas para impedir la celebración de asambleas populares y acampadas de protesta
en la calle tras la irrupción del Movimiento 15-M. No solo ambas actividades están
desde hoy prohibidas en este pueblo de la sierra, famoso por acoger el rodaje de
Bienvenido, Mister Marshall y la casa de Gran Hermano, sino que se invita a los
vecinos a denunciar a quienes lo hagan. El texto contempla un amplio régimen de
sanciones desde los 750 euros para infracciones leves, 1.500 para las graves y hasta
3.000 para las muy graves. Según denuncia el grupo municipal de IU-Los Verdes, que
cuenta con un único concejal en el Consistorio -el resto se lo reparten el PP (siete), el
PSOE (tres) y dos Unión Centrista Liberal-, la nueva Ordenanza de Convivencia
Ciudadana, respaldada por los votos de PP y PSOE, es simplemente “aterradora”. Según
consta en la providencia de la Alcaldía, en la que no se cita al 15-M, su objeto
es “favorecer el normal desarrollo de la convivencia”, prevenir “actuaciones
perturbadoras”, posibilitar “el buen uso de los bienes de uso público” y proteger y
conservar “las instalaciones del patrimonio urbanístico y arquitectónico” del municipio,
sean “públicos o privados”, frente a las “agresiones, alteraciones y usos ilícitos”. Sin
embargo, en opinión de IU, lejos de fomentar la convivencia lo que trata es
de “enfrentar a los ciudadanos entre sí, obligándoles a actuar de informadores sobre las
actividades de sus vecinos, al estilo de una dictadura o de la Stasi alemana”.

La ordenanza fue aprobada inicialmente el 11 de agosto y está en fase de información
pública. La normativa, en todo caso, va mucho más allá del 15-M, ya que regula
otros muchos aspectos de la vida ciudadana e impide, entre otras actividades de lo
más variopinto, dibujar en el suelo y sacudir el mantel desde el balcón. A juicio de
este partido, son “51 folios de prohibiciones”, que van desde el veto a actividades
culturales como jugar -“se prohíbe la práctica de juegos en el espacio público que
por su naturaleza puedan causar molestias”, reza el texto, que en concreto pone fin
a “acrobacias y juegos de habilidad con motos, bicicletas, patines o monopatines fuera
de las áreas destinadas a tal efecto”-, dibujar en el suelo -“por tanto, se prohíbe la
rayuela”-, hacer graffitis, colocar carteles o pegatinas, lanzar octavillas, cantar, bailar,
tocar instrumentos… hasta sacudir el mantel o la alfombra desde el balcón o regar los
tiestos si el alcalde lo considera “molesto para los vecinos”. Asimismo, no se puede
tomar vino en un parque, pelearse, gritar, “ni darse un masaje, jugar a las cartas o
tumbarse en un banco”.

Sobre las acampadas en concreto, la normativa proscribe el “uso impropio” del espacio
público y considera uso impropio “acampar, la instalación estable, dormir de día o de
noche, tiendas de campaña, autocaravanas o caravanas sin autorización”.

En declaraciones a la cadena SER, James Bényei, portavoz de IU-Los Verdes, no

ahorra adjetivos para este catálogo de regulaciones, que considera “retrógrado,
subjetivo e hipócrita”. Es, en resumen, “un atentado contra las libertades democráticas”,
por lo que han decidido recurrirla y llevar a cabo una campaña de rechazo y otras
iniciativas populares. Además de estar totalmente en contra del texto, consideran que
su tramitación ha sido “ilegal” porque el informe jurídico ha sido redactado por una
secretaria sin título que sustituye al secretario del Ayuntamiento.

Para Izquierda Unida-Los Verdes de Guadalix de la Sierra, lo que se pretende
es “someter las libertades culturales al criterio del alcalde, además de convertir a los
ciudadanos en delatadores de sus vecinos al estilo de la Stasi alemana”. Bényei insiste
en esta ordenanza convertirá al municipio en un “cementerio cultural”, ya que “sin
autorización previa” se prohíben juegos, dibujos, asambleas populares y acampadas de
protesta. Por su parte, el alcalde de Guadalix de la Sierra, Ángel Luis García Yuste, ha
señalado a la misma emisora que esta ordenanza pretende “garantizar la convivencia y
evitar los actos vandálicos” en el municipio, situado a 49 kilómetros de la capital, en la
cuenca alta del Manzanares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *