PLAN B: OFICINA DE VIVIENDA

Share
Print Friendly, PDF & Email
Preámbulo
Durante los últimos meses, todas nosotras hemos estado trabajando en las diversas materias que lleva asociadas el problema de la Vivienda. Lo que empezó como un grupo de coordinación de #stopdesahucios ha terminado por convertirse en un punto de convergencia de todo tipo de problemas sobre acciones de prevención de desalojos y  derribos, búsqueda de alternativas habitacionales, puesta en común de soluciones, etc. Al fin y al cabo, en tanto que derecho fundamental, este asunto nos afecta a todas.
Nos hemos enfrentado a los monstruos de las ejecuciones hipotecarias, desahucios express, derribos, a la ausencia de alternativas habitacionales reales y a la realidad de la imposibilidad social del acceso a una vivienda. todo ello condimentado con la dura represión, el fraude de los Tribunales y las chapuzas de Gerencia de Urbanismo. Pero a medida que avanza el año, los casos se multiplican y nuestra disposición merma. Esto evidencia una necesidad brutal de replantearnos cómo y dónde coordinarnos y qué recursos materiales necesitamos.
El detalle de cada tipo de caso nos ha llevado a generar grupos encargados de los protocolos de cada uno de esos supuestos. Sin embargo, al final del camino, todos ellos acaban o acabarán igual: una familia en la calle. ¡Con los miles de casa que están vacías!
Esta triste conclusión ha encontrado sin embargo, el germen de una vía de escape en la ocupación. La propuesta de los barrios acerca de la elaboración de censos de pisos propiedad de bancos, empresas públicas e inmobiliarias (especuladoras conocidas), ha sido bien acogida por todas las participantes de Vivienda y ha pintado de esperanza los proyectos de los meses venideros.
Fue entonces cuando muchas empezamos a soñar con proyectos grupales que ampararan y visualizaran esta idea, cubriendo lo práctico y lo político de una sola pasada. Centros autogestionados ocupados por afectados que habitan los pisos, propuestas de autoempleo de cooperativas para los locales bajos en desuso, espacios de reunión para la autoorganización de los afectados y un largo etc de posibilidades de tantos lugares vacíos.
Sin embargo, la ocupación plantea dos problemas que es necesario que gestionemos muy bien antes de comenzar: primero, que es un delito; y segundo, que no es sencillo realizarla.
El Proyecto: la Oficina de Vivienda
La Oficina de Vivienda no es más (ni menos) que el resultado de la suma de todo el trabajo que ya se viene haciendo en los distintos grupos de vivienda. Sin desmembrarlos, ni refundirlos, sino favoreciendo su coordinación, intercambio de informaciones, y, sobre todo, puesta en común de espacios y recursos.
La Oficina de Vivienda se sustenta sobre tres ejes de trabajo: Oficina de vivienda en sí; Autoempleo y Gestion de viviendas
1.Oficina de Vivienda
Tiene como objetivo coordinar las actividades e informaciones de todas y servir sobre todo de espacio físico común donde depositar materiales, recursos, documentos. Podemos resumir sus tareas en los siguientes puntos:

  • Asesoría de afectados (con todo lo que hemos aprendido)
  • Custodia de documentos: formularios, recursos
  • Elaboración de protocolos reuniendo la experiencia de      todos los grupos
  • Custodia de la Base de Datos

2.Autoempleo
Sería magnífico contar con la Asamblea de Parados y poder empezar a trabajar en talleres que fomenten cómo se lleva a cabo el autoempleo. Afectadas y no afectadas podrían no sólo informarse sino comenzar relaciones de confianza entre ellas para seguir adelante.
Funciones asociadas:

  • Talleres de asamblearismo
  • Módulos de experiencia cooperativa, asociaciones, etc.

3.Gestión de la vivienda
Ocupar no es sencillo y de momento entraña, además, ciertos riesgos. Es preciso no sólo conocer la ley si no cómo y cuándo es recomendable pasar a la acción. Podemos aprovechar la experiencia de otros. Funciones asociadas:

  • Talleres ocupación
  • Talleres de Hazlo Tu mism@

Estas son la áreas, pero no podrán materializarse si un buen volumen de voluntarias que asuma tareas reales como la gestión de documentos, listas de correo, respuesta de emails o labores de docencia
El objetivo: los grupos para ocupar
Desde  el aislamiento y la soledad estas prácticas que ya se vienen sucediendo son débiles y por lo tanto vulnerables. La criminalización de personas que solo practican su derecho a una vivienda digna, hace que el uso de viviendas vacías no sea masivo. El primer objetivo del proyecto es la visibilización y normalización del acceso a las viviendas vacías en manos de bancos y especuladores.
Ademas, está la coordinación, facilitación y y el apoyo de las ocupaciones que van a suceder y están ocurriendo. La cuestión entonces es pensar de qué modo podemos minimizar el riesgo que corran las afectadas, compartir recursos y fomentar la solidaridad entre todas las personas afectadas, es decir, la casi totalidad de la sociedad.
La experiencia nos indica que transformar estas acciones en algo colectivo y con un fundamento de justicia, minimiza no sólo la crítica sino su posible modo de reprimirlas. Por todo ello, la Oficina tiene un objetivo doble: punto de encuentro de Grupos de afectadas para ocupar juntas edificios con el objetivo de habitar y punto de encuentro de Grupo de autoempleo para ocupar locales con proyectos alternativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *