El miércoles 26 de octubre, intentarán de nuevo echar a Justa de su casa en Laguna [CANCELADO]

Share
Print Friendly, PDF & Email

Miércoles 26 de octubre. 7h C/ Duquesa de Parcent, 94. <M> Laguna

El pasado 28 de septiembre, la acción solidaria de unas 100 personas, que se concentró ante la vivienda de Justa, en el número 94 de la calle Duquesa de Parcent, impidió que la comisión judicial encargada del caso llevase a efecto el desahucio que tenía previsto. Ese mismo día, marcó una nueva fecha, el próximo 26 de octubre. Como en el primer intento de desalojo, la PAH de Madrid y las asambleas populares de Aluche y Lucero tratarán de parar esta segunda tentativa con una acción que comenzará a las 7h en el mismo lugar.

En estas semanas, Alberto, el yerno de Justa, ha tratado de negociar con la Financiera Carrión el pago de su deuda para que la anciana conserve su casa, pero la entidad se ha negado en todo momento a recibirle. Es evidente que la financiera, carente del escrúpulo más mínimo, sólo busca hacerse con la casa y seguir cobrando a Alberto la deuda contraida.

El origen del caso se encuentra en un crédito de 65.000€ que Alberto Urbistondo, yerno de Justa, solicitó en 2007 para liquidar sus deudas y poder cerrar su negocio de entonces, una pequeña agencia inmobiliaria. Empujado por la necesidad, se dejó tentar por un anuncio en un periódico que ofrecía “dinero urgente, hipotecas y rehipotecas urgentes” de la consultora Clifford Auckland, que a su vez le derivó a la Financiera Carrión. Junto a Alberto, firmaron el préstamo (al 20% de interés a cancelar en un año y al 27% de interés por mora de pago) su esposa y sus dos suegros, propietarios de la vivienda de Duquesa de Parcent, la cual hipotecan.

A Alberto le dieron todo tipo de facilidades y le aseguraron, verbalmente, que podía pagar cuotas anuales de 13.000€ si no era capaz de cancelar la deuda en un año. Esto resultará falso y tras ese tiempo le exigieron el abono de la totalidad de la deuda, 78.617€. Alberto no disponía de esa cifra y a pesar de que les propuso pagar 5.000€ de una vez y el resto en cuotas de 1.200€ al mes, la financiera se negó a negociar y poco después puso en marcha el consabido proceso de ejecución hipotecaria. El abogado del afectado presentó una querella por estafa y apropiación indebida contra la financiera que el juzgado rechazó. Finalmente, en una subasta que queda desierta, Carrión se hizo con la vivienda de Justa por el 50% de su valor de tasación, es decir, por tan solo 67.500 euros. Y es que en el momento de la firma del préstamo, tasó la vivienda en 135.000€, un valor muy por debajo del precio medio de la zona en la que se encuentra el inmueble.

En noviembre de 2009 la deuda de Alberto había crecido hasta los 113.000€ y en estos momentos supera los 130.000€. Ahora Alberto, aunque tiene de nuevo un trabajo, sigue con una gran deuda que no puede pagar y el 28 de septiembre, su suegra, que no está dispuesta a abandonarla por su propio pie y vive con una hija, corre el riesgo de perder su casa de toda la vida.

La PAH-Madrid, que no está dispuesta a que más familias se queden en la calle por no poder afrontar su hipoteca, exige a la Administración que defienda en primer lugar los intereses de los ciudadanos y no de las entidades financieras. Para ello, reclama que cumpla con el artículo 47 de la Constitución Española, el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el artículo 11 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en virtud del cual el Estado está obligado a hacer todo lo posible para impedir los desalojos forzados por motivos económicos. Y en caso de no evitarlos, debe velar para que se cumplan todas las garantías procesales y un realojo digno y adecuado para las familias.

¡Stop Desahucios! ¡Junt*s podemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *