Intervención de Carlos Taibo: Audio, y Crónica de Rosa

Share
Print Friendly, PDF & Email

PRIMERA PARTE:
SEGUNDA PARTE:

Un futuro sin crecimiento económico, sino todo lo contrario. Sin aumento de la productividad y sin aumento de las cuentas bancarias, pero más acorde con el pequeño planeta que habitamos, más solidario globalmente, menos derrochador. Esta es la propuesta que el escritor y profesor Carlos Taibo expuso el sábado 22 ante cerca de 200 personas reunidas en el Parque de Arganzuela, convocatoria de la Asamblea Popular del barrio. 
 
Taibo partió de tres ejes fundamentales de su teoría del ‘decrecimiento económico‘: salir del capitalismo, reducir el consumo en el hemisferio norte y redistribuir recursos. Frente a quienes están pendientes del porcentaje de aumento del PIB, y centran el ‘progreso social’ en esas cifras,  recordó que el caso de China, la destrucción de empleo en los últimos 30 años en Occidente, el deterioro ambiental o el expolio de recursos naturales. “Se consolida el modelo de más horas de trabajo para tener más dinero y consumir más”, aseguró. 
 
El profesor aseguró que estamos viviendo “la crisis de la civilización capitalista” y recordó que “hay unos límites marcados por el medio ambiente, por los que no se puede crecer ilimitadamente”, que es uno de los paradigmas de ese sistema. Recordó que, en un planeta a punto de tener 7.000 millones de seres humanos, no se trata de que somos muchos, sino que “unos pocos tenemos una huella ecológica por la que estamos ‘chupando’ recursos de  las generaciones venideras. 
 
Frente a quienes argumentan que a menos productividad, menos empleo, y por tanto más parados, señaló que aún hay muchas carencias en servicios sociales “y se puede repartir trabajo que ya existe, porque con menos horas de trabajo, habrá menos dinero y menos consumo”.
 
Pero el ‘decrecimiento’ que propone Taibo no sólo consiste en reducir la producción, sino también en cambiar los valores: primar la vida social y las relaciones sobre la competitividad, tener ocio creativo, reducir infraestructuras o recuperar parte de la sabiduría popular rural y familiar que se ha perdido.
 
EL MEDIO AMBIENTE
 
Una de sus preocupaciones principales es el destrozo medioambiental y a quien beneficia. Utilizó para ello el ejemplo del Tren de Alta Velocidad, que consume nueve veces más energía que uno que no lo es. “Cada vez que una línea férrea se cierra, desaparece el tren de un sinfín de localidades”, y denunció que los políticos ‘venden’ el AVE como un progreso para toda la ciudadanía, cuando los usuarios reales no son las clases más pudientes. “Blanco señaló que la nueva línea de AVE está llamada a permitir que se reduzca en un 55% el tráfico aéreo entre Madrid y Valencia, que retroceda en un 25% el tráfico en automóvil y que suceda otro tanto en un 5% con el que se desarrolla en autobús”., explicó. “De lo que se puede extraer la conclusión de que el AVE beneficiará sobre todo a la gente con dinero que antes viajaba en avión o coche mientras que  la inmensa mayoría de los “pobres” que viajaban en autobus seguirán haciendolo”. 
 
No se olvidó del problema energético y recordó que no basta con potenciar las energías limpias, sino que hay que reducir el consumo, porque el petróleo se acaba, y también el uranio de las nucleares. En su opinión, la apuesta por coches eléctricos no soluciona el problema, porque lo que hay que hacer es utilizar el transporte público. “Hay que conocer el proyecto de las ciudades en transición del mundo anglosajón, que consiste en reducir el consumo de energía y basarse en la economía local”.
 
 
 
Fueron muchos los temas que los asistentes plantearon a Carlos Taibo. Algunas sobre el Movimiento 15-M. Taibo señaló que echa en falta en su discurso el debate sobre la crisis ecológica, la marginación de las mujeres o los derechos de los pueblos del sur. También considera una carenciasla poca presencia el 15-M en el mundo del trabajo y en el mundo rural. E hizo dos propuestas: establecer las demandas y generar espacios de autonomía con reglas diferentes a las del sistema político y económico actual.
Respecto al futuro, auguró que las medidas más conservadoras se agudizarán tras las elecciones generales y, frente a quienes piensan que el movimiento va a menos, comentó que “la reunión de 50 o 70 personas en la asambleas populares es un logro” y mencionó que nunca antes hubo nada parecido. 
 
A preguntas de qué opción defiende de cara a las elecciones (abstención, voto en blanco, etc) dejó claro que “el futuro del movimiento no es el 20-N, va más lejos” y por tanto el voto es una opción individual. 
 
 
 
 
No olvidó una referencia a los medios de comunicación, tanto “de la caverna” como los progresistas, que ‘rebajan’ la radicalidad del movimiento, por lo que se mostró a favor de generar medios propios, al margen de los convencionales. 
 
Por último, se mostró partidario de que el 15-M convoque una huelga general cuanto antes y también planteó la posibilidad de una huelga de consumo, como la que ya hubo el año pasado.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *