Combatir la reforma con el reformismo: de la paradoja al disparate.

Share
Print Friendly, PDF & Email

Con motivo de las manifestaciones que los sindicatos de representación CCOO y UGT están realizando ante la reforma laboral, desde la denominada Asamblea de Sol han llegado al consenso de organizar un bloque autodenominado crítico que se integre en dicha manifestación, y lo difunden con intención de hacer de ello un llamamiento global.

Este consenso nos motiva a abrir un debate en torno a la participación de las asambleas populares con sindicatos amarillos y partidos políticos y a sondear la apertura de otras vías de actuación. Vías más coherentes con una búsqueda efectiva de promoción de alternativas reales ante los ataques en materia laboral que produce el sistema capitalista y patriarcal, basado en la explotación y cimentados por décadas de actuación de las organizaciones sindicales mencionadas.

Con esta reflexión no buscamos generar una dinámica de enfrentamiento directo con los sindicatos amarillos, porque entendemos que solo nos produciría desgaste y nos alejaría de lo verdaderamente importante, que es desarrollar nuestra propia propuesta de cambio social. Por tanto que cada cual realice sus movilizaciones. Pero esto no significa que no sea necesario el denunciar publica y abiertamente que los sindicatos verticales mayoritarios (garantes del pacto social que posibilita el “buen rollito” para que las personas sean explotadas) realizan una labor perversa y claramente al servicio de los intereses de la patronal/estado.

Podríamos verter mares de tinta para nombrar las sucesivas traiciones y pactos de dichos sindicatos, su compadreo constante con los poderosos, las cifras de su lucrativo negocio y privilegios, podríamos hablar de como su modelo sindical ha desmovilizado a la clase trabajadora, desmontando su solidaridad y conciencia de clase, dejándola inerte tras varias décadas de “democracia”, de como han mutado una herramienta de los trabajadores, el sindicato, en una simple empresa de servicios, promoviendo la delegación y la pasividad hasta llevarla al máximo desprestigio social posible. Podríamos señalar la evidencia de cómo los derechos se van perdiendo gracias a estos sindicatos y su técnica reformista, conciliadora, posibilista y pactista, donde en sus negociaciones a cambio de mantener un mínimo exiguo dan por aceptable el resto de las exigencias depredadoras de sus amos y subvencionadores del estado/patronal. De esta forma sólo es cuestión de tiempo que las aspiraciones de la clase explotadora se cumplan, si no es en esta reforma, será en la siguiente.

Lo crítico es no ser bloque crítico

Hace meses el hartazgo social nos dio alas para pensar en la posibilidad de una nueva forma de entender las sociedad en pos de un cambio igualitario y horizontal, renegando de todos los garantes del sistema de dominación. A partidos y sindicatos  se les coreó al unísono “no nos representan“, porque efectivamente nada tenemos que ver con esas organizaciones de corte vertical e institucionalizadas. Sabemos cómo funcionan estas estructuras autoritarias (con una militancia ninguneada y a la que quieren que se movilice ignorante y a golpe de pito) sin que nos quieran hacer creer que existe una dicotomía entre bases y cúpula o que haciendo seguidismo de ellas apoyamos a una supuesta base realmente invisible ni otros cantos de sirena ya demasiado añejos. 

Por tanto queremos promover un profundo debate y reflexión a este respecto, con la intención de superar una situación que ya dura varias décadas y que está demostrada no lleva a ningún avance en el camino de la liberación de las personas. Las personas tienen que tener voz propia y capacidad de actuación en los espacios laborales, más allá de sindicatos y otras estructuras verticales.

Proponemos por tanto no ir de comparsas ni de la mano de jerarcas sindicales o políticos profesionales. Desde una práctica coherente, abogamos por que las asambleas populares luchen contra esta reforma laboral con la independencia que siempre nos ha caracterizado respecto de partidos políticos, sindicatos y demás estructuras del sistema. Confiemos en nuestra capacidad de alzar alternativas y que sin siglas ni banderas, ni demás intereses ajenos, nos movilicemos contra la reforma.

Interpelamos a la sociedad, incluidas esas mismas bases sindicales a que no se dejen engañar ni vender por los de siempre y que para el futuro promovamos con ánimo y determinación manifestaciones propias, alejados y diferenciados de los recuperadores del sistema (CCOO/UGT) y que sin necesidad de formar “bloques críticos” luchemos contra este capitalismo salvaje, sus cadenas y los cauces del redil que nos ofrecen.

CCOO/UGT, SINDICATOS DEL PODER, NO NOS REPRESENTAN.

CONTRA LA REFORMA LABORAL, LUCHA Y HUELGA SOCIAL UNIVERSAL REVOLUCIONARIA!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *