COMITÉS Etica

Share
Print Friendly, PDF & Email

BORRADOR DE LA CREACIÓN DE
COMITÉS CIUDADANOS DE ÉTICA ELECTORAL
FUNDAMENTOS
En vista de la degradación democrática que se está produciendo de una manera
alarmante en el Estado español agravada en el último año por la corrupción, el
despotismo, el continuo engaño a la población, el transvase de dinero público a manos
privadas, la represión y criminalización de las legítimas protestas ciudadanas, etc.
En vista de que se gobierna anteponiendo intereses económicos, particulares, de
partido, etc. por encima del interés general de los ciudadanos ya que lo cargos electos
no responden de sus actuaciones ante sus electores sino sólo ante su organización
política.
Nos vemos en la obligación de ejercer las funciones de control y vigilancia de las
instituciones democráticas desde la objetividad y la transparencia con la finalidad de:
– Conseguir que los programas electorales elaborados por los partidos o
formaciones políticas sean un contrato vinculante entre el cargo electo y los
electores que le dan su voto.
– Dotar de mecanismos de control a la población sobre sus representantes
más allá de las elecciones.
Todo ello sin perjuicio de la continuidad de la búsqueda de otro sistema más eficaz que
garantice una democracia realmente participativa y la defensa de los intereses generales
de la ciudadanía por encima de todo.
Para todo ello se crea en Madrid el
COMITÉ CIUDADANO DE ÉTICA ELECTORAL
FUNCIONES
1.- Ámbito.
Aunque lo deseable sería hacerlo en todos los ámbitos electorales (europeas,
municipales, autonómicas, etc.) hay que decidir cuál sería el punto de partida. Se
propone empezar por lo concerniente al congreso de los diputados. El primer trabajo del
comité será el de estudiar la coherencia entre las actuaciones parlamentarias de los
grupos y sus respectivos programas electorales.
2.- Compromiso de ética electoral.
Se le entregará a cada candidato que se presente a las elecciones una carta para que
la firme antes o durante la campaña electoral correspondiente, en la que se expresa lo
siguiente:Yo, D/Dña. __________________________________________________________,
con D.N.I. __________________ candidato a __________________ por el partido o
agrupación electoral_______________________________________ en las elecciones
_________________________________ que se celebrarán en fecha ______________
ME COMPROMETO:
1) Durante la campaña electoral:
– A que todo lo que prometa o declare en los actos de campaña esté perfectamente
reflejado en el programa electoral con el que me presento a las elecciones.
2) En el caso de ser elegido/a:
– A votar en la cámara de acuerdo con las ideas expresadas en dicho programa.
3) En el caso de ser elegido/a y tener capacidad ejecutiva:
– A cumplir única y exclusivamente con las actuaciones previstas en el programa
electoral con el que me presento a estas elecciones.
– A cumplir durante la duración del mandato todas las propuestas especificadas en el
programa de una forma racional y paulatina obedeciendo a criterios de gravedad y
porcentaje de la población afectada por el problema en cuestión que se trata de paliar
o solucionar.
4) En el caso de tomar decisiones diferentes o no incluidas en el programa electoral:
– A hacerlo solamente en el marco de las necesarias negociaciones con otras
formaciones políticas con la única finalidad de alcanzar consensos. En ningún caso
implicará la renuncia total a las ideas expresadas en el programa electoral.
– De no ser fruto de la negociación con otras formaciones políticas: A hacerlo sólo en
aquellos casos en los que se produzca un cambio en la realidad social, política o
económica difícil de prever antes de la confección del programa electoral. Y en este
caso: A consultar mediante referéndum* a la población que me ha elegido antes de
votar a favor o aplicar ninguna medida que no estuviera incluida en el programa
electoral.
– A presentar mi dimisión del cargo si no puedo cumplir, por las razones que sean, los
compromisos adquiridos con los ciudadanos en este escrito.
Fdo: _________________________
* Como mínimo se realizará la consulta en forma de encuesta del INE dirigida a una muestra representativa suficiente
y con preguntas consensuadas en el parlamento por el 70% de los grupos representados en la cámara3. Labores de análisis de los programas electorales
Un grupo de trabajo revisará los programas electorales de todos los partidos que se
presentan a las elecciones para emitir una resolución sobre cada programa.
Se revisarán en principio los programas electorales de TODOS los partidos políticos
que hayan tenido más de 40.000 votos en las últimas elecciones (19 partidos) * o
aquellos a los que las encuestas otorguen un apoyo del 1% de la población (se haría
tomando como referencia las encuestas para permitir la posibilidad de valorar
programas de partidos políticos que sea la primera vez que concurren a unas
elecciones).
Los programas de todos los partidos políticos deben ser viables desde el punto de
vista económico, fácilmente entendibles por todos los ciudadanos y deben contener
medidas concretas de actuación en todos los aspectos que contemple.
Este grupo constará, como mínimo, de los siguientes subgrupos que valorarán la
legalidad, viabilidad, legibilidad, concreción de las medidas y eficacia de los distintos
aspectos del programa electoral:
– Economía.
– Legal
– Sanidad
– Educación
– Vivienda y suelo.
– Igualdad de género.
– Dependencia.
– Inmigración.
– Laboral.
– Cultural.
– Política exterior y cooperación.
– Ética política y derechos humanos.
No se emitirá valoración política sobre las ideas propuestas.
De acuerdo con este estudio se calificará cada programa con una nota o baremo que
se hará público durante la campaña electoral dándose la máxima difusión por todos los
medios de comunicación existentes. Asimismo la negativa de algún candidato a firmar
la carta implicará la concesión de la nota más baja de la escala ya que implica una
sospecha fundada de un comportamiento poco ético en el desempeño futuro de sus
funciones.
*Si se pone como límite aquellos partidos con más de 100.000 votos serían 13 partidos
y no se incluirían GBAI ni FAC que tienen cada uno 1 diputado en el congreso.
4. Labores de seguimiento y retroactividad
Un solo grupo se encargará de realizar el seguimiento de las actuaciones de los
candidatos electos para valorar el grado de cumplimiento de sus programas electorales.
Para ello se analizarán las intervenciones y votaciones que se realizan en el congreso.
Este trabajo dará también una baremación del cumplimiento del programa electoral.
Esta nota será hecha pública de una forma periódica y será tenida muy en cuenta en las
siguientes elecciones junto a la correspondiente del programa. Este trabajo también se realizará de forma retroactiva analizando los programas
electorales con los que los partidos han concurrido a las últimas elecciones. El Comité
ciudadano de ética electoral empezará a trabajar en este punto.
FUNCIONAMIENTO
La dinámica de trabajo de los grupos será asamblearia, transparente y horizontal.
Todas las conclusiones y actas serán subidas a un portal público donde cualquiera pueda
consultarlas. Las valoraciones se realizarán de acuerdo con el sentido común y el
respeto a la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Para valorar la legalidad
de las medidas propuestas se tendrá en cuenta la legislación vigente.
Los grupos podrán y deberán consultar a organismos independientes a los que se les
pedirá su asesoramiento y apoyo a esta iniciativa (Amnistía Internacional, Tribunal de
derechos humanos, Organizaciones ecologistas de reconocido prestigio, ATTAC, etc.)
Los diferentes grupos de trabajo estarán compuesto por cualquier persona mayor de
edad, residente en territorio español que cumpla los siguientes requisitos:
– No estar afiliado a ninguno de los partidos que concurren a las elecciones.
– Respeto absoluto a las personas en términos de lenguaje positivo e inclusivo.
– Actitud de no confrontación, de escucha activa y de búsqueda de consensos.
– Compromiso de realización del trabajo asumido responsablemente por cada uno.
– Quedan excluidas de este comité todas aquellas personas que defiendan posturas
racistas, sexistas, homófobas, fascistas, machistas, autoritarias o violentas en cualquier
grado.
Las personas integrantes de estos grupos realizarán su trabajo de forma gratuita, no
recibiendo remuneración alguna por ello. De igual forma, para asegurar la
independencia del Comité no se admitirá financiación alguna. Los posibles gastos que
se puedan producir se cubrirán mediante “cajas de resistencia” en las que cada persona
aportará lo que pueda.

 

COMUNICADO DE ACLARACIÓN DEL GRUPO DE TRABAJO DE LOS COMITÉS CIUDADANOS DE ÉTICA ELECTORAL

 

Vistas las dudas generadas en algunas asambleas sobre esta iniciativa se quieren clarificar diferentes aspectos de la misma:

1.- LOS OBJETIVOS DE DICHOS COMITÉS SON:

–  Denunciar el incumplimiento sistemático de los programas electorales y conseguir que los programas electorales sean un contrato vinculante, y a ser posible, con consecuencias legales.

– Que la política gire en torno a ideas (expresadas en programas electorales, documentos o cualquier medio que posibilite su lectura y difusión) y no en torno a personas (representantes) haciendo que cada vez las personas dedicadas a la política se acerquen más a la figura de portavoces (a ser posible rotatorios) que a la de representantes.

– Aunque el sistema por el que luchamos sea uno de democracia más participativa que sustituya a la representativa existente, pensamos que la realidad nos obliga a ejercer actuaciones de control sobre el sistema actual. Hasta que no consigamos ese sistema ideal que todas queremos no podemos vivir de espaldas al hecho de que a través de victorias electorales basadas en mentiras, unos partidos consiguen el poder y gobiernan de espaldas a los ciudadanos quitándonos derechos fundamentales como la vivienda, la sanidad o la educación. Si dijeran lo que en realidad van a hacer a lo mejor no llegaban al poder.

– No se pretende en ningún caso legitimar el sistema existente. Se pretende visualizar las tremendas mentiras que lo sustentan para que toda la población (no sólo la más concienciada e informada) sea consciente de ello, paso previo imprescindible para el necesario cambio de dicho sistema.

– Tratar de restar apoyo electoral a aquellos partidos que lo consiguen mediante engaños. Y con ello quitarles la excusa del apoyo electoral que usan para someternos a los designios de los poderes económicos y financieros. Y todo ello sin entrar en un juego electoral que “no nos representa”.

– Que lo que se pretende es construir una herramienta asamblearia y horizontal eficaz e independiente de control y denuncia  de la actuación de los representantes de todos los partidos o agrupaciones electorales.

 

 

2.- OTROS:

– La mecánica de trabajo, el texto de presentación, la redacción final de la carta de compromiso electoral, etc. serán decididos por todas las personas que conformen el grupo de trabajo de una manera horizontal e inclusiva.

– Dicha mecánica de trabajo sería perfectamente extrapolable a cualquier marco electoral. En el caso de elecciones locales cada municipio debería contar con un comité de ética electoral de dicho municipio que conozca las realidades propias de cada territorio.

– La objetividad que se menciona hace referencia al uso del sentido común en el desempeño de las funciones de control y vigilancia tratando de no realizar valoraciones ideológicas que, a nuestro juicio, restarían valor a las conclusiones de cara al resto de la ciudadanía. Por supuesto que, ideológicamente, no estaremos de acuerdo con algunos programas electorales, pero la valoración ideológica pertinente debería ser canalizada por otro medio ya que lo que se pretende es evidenciar esta parte de la estafa electoral fuera de consideraciones ideológicas que podrían ser consideradas partidistas y por ello, restarles credibilidad dentro de algunos sectores de la población no tan concienciados como la gente que acude a las asambleas.

– Respecto a la que los programas deben ser viables desde el punto de vista económico: Aunque sabemos que este trabajo no es fácil, se trata de evitar populismos del tipo “voy a bajar los impuestos e invertir más en todos los sectores” sin dar más explicaciones de cómo se va a financiar ese programa. Además se debería exigir que todos los programas llevaran una memoria económica que explicara la financiación de las medidas a tomar.

– Respecto a enfocarlo a lanzar propuestas concretas a los partidos creemos que puede ser interesante pero consideramos que la multiplicidad de funciones puede restar efectividad. Por supuesto cualquier iniciativa en este sentido recibiría todo el apoyo posible por parte del grupo de trabajo de los CCEE y, en el caso de poder trabajar conjuntamente, estaremos encantadas de hacerlo.

– De momento, con los efectivos que contamos, no podemos ponernos más objetivos que los ya mencionados de intentar conseguir que los programas electorales sean ratificados por los representantes de los partidos que los redactan, como primer paso para que dichos programas sean contratos vinculantes entre el cargo electo y sus votantes.

– Aunque sabemos que esto es solo una parte del fraude electoral existente (ley electoral a medida de PPSOE, manipulación de los medios, circunscripciones electorales, etc.) pensamos que es un buen punto de comienzo ya que nadie niega (ni siquiera el PP que lo ha incumplido sistemáticamente) que los programas electorales se deberían cumplir y hoy más que nunca es una exigencia ciudadana ineludible en las próximas citas electorales. O lo hacemos nosotras o vendrán otras personas a hacerlo. Estamos convencidas que de no hacerse por parte de la ciudadanía o del 15M los partidos políticos inventarán algo parecido para controlarse a sí mismos cuya efectividad será similar a las comisiones de investigación o a los códigos de buenas prácticas por poner sólo dos ejemplos de pantomimas de control democrático.

– Pensamos asimismo que dichos comités reflejan perfectamente el espíritu del 15M ya que se trata de una acción política pero apartidista, de denuncia y control del sistema, inclusiva, asamblearia, horizontal, que ha sido construida a base de inteligencia colectiva y aprobada por consenso unánime en una asamblea de barrio (Moncloa) y que el objetivo que persigue es abrir vías para la consecución de una democracia real.

– Se realizará una reunión en fecha aún por determinar, ya en el mes de Abril, para poder resolver todas las dudas que puedan seguir teniendo compañerxs de distintas asambleas de barrios y pueblos respecto a la propuesta. En dicha reunión estaremos encantadas de tener en cuenta las propuestas que se quieran hacer así como debatir sobre este tema para que el pensamiento colectivo pueda mejorar la propuesta inicial con las aportaciones de todas.

 

Un saludo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *