Carlos

Share
Print Friendly, PDF & Email

El día 25 de abril de 2012, día en el cual se me imputa haber participado en una concentración en la que supuestamente desobedecí el mandato de la autoridad, me encontraba en la entrada del metro de Puerta del Sol esperando a un amigo para dirigirnos posteriormente a una librería próxima con la intención de comprar unos libros. Alrededor de las 19,30 h. un agente de policía me requirió mi documento de identidad sin darme explicación alguna del porqué de la solicitud y sin informarme de que el motivo era estar participando en una supuesta concentración de la cuál yo no tenía conocimiento y que ni siquiera era tal pues en ese momento en la plaza había grupos de personas como cualquier otro día. Ante dicha situación me dispuse a entregar mi DNI y, sin mediar ninguna conversación con el agente, me dispuse pocos minutos después a dirigirme a la librería con mi amigo. El día 29 de mayo recibí en mi domicilio una carta en la cuál se me acusaba de haber cometido una infracción calificada como leve y en la que se proponía una sanción de 300 euros alegando que cometí “Desobediencia a la autoridad” al haber permanecido en el lugar donde se estaba desarrollando la concentración no comunicada cuando lo que ocurrió fue precisamente lo contrario de lo que en la carta se expone.

 

Proceso administrativo

El proceso administrativo llevado a cabo en ordden cronológico de mi caso es el que sigue:

El día 29 de mayo de 2012 se extiende una carta desde Delegación de Gobieno de Madrid en la cual se me acusa de haber cometido la infracción leve anteriormente descrita. Con fecha 12 de junio realizo las alegaciones a dicho escrito. El día 13 de septiembre recibo una carta en la que se deniegan mis alegaciones y en la que se acuerda imponerme una sanción de 300 euros.

Más información del proceso administrativo aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *