Olga

Share
Print Friendly, PDF & Email

El día 14 de febrero de 2012, un martes, estaba regresando a casa de impartir una clase. Todos los martes hacía el mismo camino, desde Callao hasta Lavapiés, pasando por Sol y sabía que los martes solían reunirse los “cafés indignados” porque a menudo me he acercado a hablar con alguna de las personas participantes o a leer sus carteles, pese a que yo nunca he participado en los “cafés”. El día 14 de febrero estaba atravesando Sol cuando vi que alrededor de los “cafés indignados”, que solían colocarse debajo de la estatua ecuestre, había mucha policía nacional y mucha gente curiosa. Me acerqué a ver qué sucedía. Al parecer, la policía les había dicho a los y las participantes de los “cafés” que retirasen los carteles (de contenido político) y al ver que no lo hacían les habían dicho que se trataba de una “concentración ilegal”. Un par de turistas me preguntaron en inglés qué sucedía y se lo estaba explicando cuando se nos acercó el responsable de la policía diciendo que nos teníamos que ir si no queríamos ser identificados como participantes en la “concentración”. Le pregunté por qué era considerada “concentración ilegal” ese martes en concreto si era una actividad que tenía lugar todas las semanas y a qué distancia debíamos colocarnos para que no se nos considerase como parte de ella. Me repitió que debíamos irnos. Dije que sin problemas pero que estaba intentando explicar a un par de turistas la situación. El mando se fue y a los cinco minutos vino otro policía y nos pidió el DNI. Le repetí que simplemente estaba hablando con dos turistas explicándoles la situación. A ellos le dejó ir, a mí me identificaron, supuestamente por participar en una concentración de “treinta y cinco personas … las cuales repartían periódicos y octavillas a los viandantes”. En primer lugar, yo no estaba participando en los “cafés indignados”. En segundo lugar, los “cafés indignados”, por lo que yo he podido observar, no consisten en “panfletear” y, aunque así fuera, desde cuándo repartir periódicos o panfletos es ilegal??? Me enteré del comienzo del proceso administrativo (multa) contra mí por casualidad, por una intervención de compañeros de LegalSol en la Asamblea de Arganzuela, que nos hablaron precisamente de este evento como un ejemplo de impunidad y represión contra los movimientos sociales. LegalSol estaba llevando el caso de las personas que participaban en los “cafés”, a quienes ya les había llegado la multa. Yo tuve que ir a Delegación de Gobierno a recoger la mía puesto que había sido enviada a una dirección antigua y la única forma de saberlo era a través del BOCM.

 

Proceso administrativo

 Conocí la existencia del proceso administrativo gracias a LegalSol y mi intención era participar en la alegación conjunta presentada por todas las personas identificadas ese día y que LegalSol estaba coordinando. Sin embargo, al recoger la multa en Delegación de Gobierno, sea por un error de la persona que me atendió, sea por otros motivos, hubo un descuadre de fechas entre la fecha real de recogida y firma de la sanción (el día que fui a Delegación de Gobierno) y la fecha que figuraba como inicio del proceso administrativo y a partir de la cual comenzaban a contar los quince días hábiles para alegaciones (3 de abril). Esta discrepancia de fechas, unida a la necesidad de realizar varios viajes en esas mismas fechas por razones de trabajo e investigación, me impidió presentar alegaciones. El día 18 de junio recibo la resolución: una multa de 300 euros por una infracción administrativa leve.

 Resolución (18/6/2012)

Información del proceso legal aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *